Tipos de Piercing con Fotos

Has llegado hasta aquí porque tienes interés en algún tipo de piercing pero tienes dudas o temores. Yo te quiero ayudar. Para conseguirlo vamos a formar expectativas realistas, reducir al mínimo las preocupaciones infundadas y a reflexionar antes de tomar una decisión.

Qué es un piercing

Para los que no lo sepan un piercing, que en español se pronuncia pirsin, es una perforación en alguna parte de nuestro cuerpo para insertar un pendiente, arete o algún tipo de joya.

piercings pircings pirsin pearcing
Ejemplos de perforaciones conocidas como piercings y a los que algunos llaman pircings, pirsin o pearcing.

Su origen se remonta a las culturas indias de hace miles de años. Se insertaban huesos de animales para alejar a los malos espíritus. Asociaban la capacidad de tolerar el dolor al paso de la adolescencia a la madurez. Más recientemente, el movimiento punk los hizo muy populares en la década de los 70.

En la actualidad los motivos para poner un piercing son diversos. Tienen que ver con ideas culturales, espirituales, sensuales o para adornar nuestro cuerpo por puro estilismo

No existe un prototipo de persona para hacerse un piercing. Son habituales tanto en hombres como en mujeres y de cualquier edad aunque lo habitual es que se haga el primero siendo un adolescente.

Tipos de piercing

La parte del cuerpo dónde nos pongamos el piercing da una idea de nuestra personalidad. En ocasiones se asocian a tribus urbanas o a estereotipos. Por suerte esto está cambiando y nos basamos más en nuestros gustos que en reglas impuestas por la sociedad.

Ahora te voy a hacer un breve recorrido por los diferentes tipos de piercing y sus nombres para que puedas elegir el que mejor se adapte a ti.

En qué parte del cuerpo me lo puedo poner

Seguro que has visto todo tipo de piercings y por cualquier parte del cuerpo. A grandes rasgos podemos agruparlos en tres grupos: los faciales, los orales y los corporales.

Tipos de Piercings Faciales

tipos de piercings faciales

Según la zona de la cara dónde se haga recibe un nombre diferente y entre las perforaciones faciales más comunes están:

Los piercings en la oreja están entre los más comunes y dentro de estos los más populares son:

Los piercings en la nariz son los que más éxito están teniendo y uno de los mas de moda es el Septum Piercing.

Otros tipos de piercings que podemos hacer en la cara serían:

Son los más visibles de nuestro cuerpo. Por un lado es ideal para resaltar nuestras facciones. Pero por otro lado para algunas personas es un problema a la hora de llevarlo en según qué situaciones sociales o laborales.

Tipos de Piercings Orales

Tipos de Piercings Orales

Son perforaciones dentro de la boca y teniendo en cuenta la zona dónde se coloque se le da un nombre particular. Los tipos más habituales son:

Están ocultos y en una zona que por la humedad y la multitud de bacterias que tenemos en la boca necesita mayores revisiones, sobre todo dentales.

Tipos de Piercings Corporales

Tipos de Piercings Corporales

El abanico de las perforaciones corporales es la más amplia. Según la zona dónde se coloque recibe un nombre diferente y los más conocidos son:

Aquí hay multitud de posibilidades que van desde el pezón o el ombligo hasta los genitales pasando por la espalda o los brazos.

Qué tipo de joya se puede usar

La primera joya tiene que tener la forma adecuada para la perforación. El tamaño también es importante ya que un piercing recién hecho suele estar inflamado y no conviene que el pendiente lo presione.

Si no queremos tener problemas con infecciones o que el plazo de cicatrización sea más largo debe estar fabricado en un material hipoalergénico, el mejor es el titanio.

Materiales del pendiente

Para una perforación recién hecha sólo se consideran seguros algunos materiales. El metal es el material mas común en la joyería aunque también se usan el vidrio y el plástico.

Un factor importante es la biocompatibilidad. El material tiene que ser tolerado por el cuerpo para evitar problemas de cicatrización, alergias e infecciones. A la par, el pendiente tiene que ser resistente a la corrosión.

Titanio

En la primera puesta lo más recomendado por los profesionales es el titanio. Es un pendiente más ligero que los fabricados en acero. Además se suele decir que es biocompatible con nosotros porque no produce reacciones alérgicas al estar en contacto directo. Evita que nuestro cuerpo lo rechace por eso es el material que se usa en implantes metálicos.

Acero

El acero quirúrgico es un material utilizado porque es más barato que el titanio. No es el más recomendado ya que no es tan ligero como el titanio y la biocompatibilidad es menor.  El acero alarga  el tiempo de curación y además puede producirnos alergia alguno de sus componentes.

Oro

El tercer material más usado es el oro.  A partir de los 14 quilates la cantidad de oro que tiene hace más difícil que sea rechazado por nuestro organismo. No uses la plata mientras la perforación no esté curada. La plata favorece las infecciones, tarda más en cicatrizar la perforación y con el tiempo se vuelve de un color negro que puede manchar la piel.

Cuidado con el níquel

Un material que debes evitar es el níquel. Este material suele producir reacciones alérgicas en la piel. No es una buena idea ponerlo en contacto con una perforación recién hecha.

Plásticos no tóxicos

Algunos tipos de plásticos de plásticos son buenas alternativas a la joyería de metal. Hechos de un tipo de teflón, de silicona o de un plástico flexible conocido como bioplástico. El bioplástico se desarrolló específicamente para perforaciones en el cuerpo. Es biocompatible, no poroso, se puede cortar y es capaz de ser esterilizado en un autoclave.

Formas de la joya

En el mercado podemos encontrar formas como el clásico aro, con forma circular sin cerrar, espirales originales con apertura y cierre o barras rectas o con un ligera curva conocido como banana.

Una categoría aparte son los dilatadores o expansores. Se usan para estirar las perforaciones a base de ir cambiando la joya por una de mayor diámetro. Con el tiempo puedes llegar a dilatarlas hasta unos increíbles 20 centímetros.

Si antes de hacer la perforación prefieres ver que tal te queda o si será cómodo hay un tipo de joya que se conoce como fake piercing o piercing falso que por ejemplo puedes poner en la nariz porque tienen un imán que hace que se sujete sin necesidad de hacerte un agujero y lucen igual que los reales.

Cómo se hace un piercing

Los pasos para hacer un piercing son sencillos. La dificultad depende de la zona en la que queremos colocarnos el pendiente.

Paso 1. Elegir el momento

La primera consideración que tienes que tener en cuenta es que los cuerpos sanos curan mejor. Es tu cuerpo el que se ocupa del proceso de curación. No es buen momento para hacerlo si:

  • Estás enfermo o decaído.
  • Estás sensible o estresado.
  • Tienes la piel sensible.
  • Tienes otros piercings o heridas sin curar.
  • Tienes previsto alguna operación médica o dental.

Lo segunda consideración es tu estilo de vida y las circunstancias. Es mejor posponerlo si es evidente que la situación actual va a generar problemas para la curación.

  • La época del año: En épocas de frío llevar ciertas prendas de abrigo pueden causarnos presión sobre el piercing o se nos pueden enganchar. Cuando hace calor, meternos en la piscina o usar protector solar nos puede causar irritación.
  • El trabajo: Tienes que pensar si en tu trabajo no te permiten llevar joyas, como puede ser la industria de la alimentación o algunas profesiones de cara al público. O si trabajas en un sector como el de la construcción. La suciedad y el sudor empeoran la cicatrización.
  • El deporte: El sudor, los roces y los golpes – habituales en los deportes de contacto – dificultan la curación.

Paso 2. Escoger el tipo

Como hemos visto antes existen un montón de opciones para escoger. Quizás este sea el paso más complicado. Una vez que lo tengas claro, te recomiendo que te vayas a un estudio profesional y le cuentes lo que quieres.

Paso 3. Limpiar

Al tener que perforar la piel se corre el riesgo de infección. Hay que limpiar la zona con un antiséptico líquido como puede ser el alcohol. Se puede aplicar con una gasa o un bastoncillo empapado en alcohol.

Paso 4. Marcar

Hay que marcar los puntos por los que tiene que pasar la aguja. En este punto es donde va a estar la joya. Comprueba que te gusta y si no es mejor borrar y empezar de nuevo.

Paso 5. Perforar

Hacer un piercing consiste en perforar con una aguja hueca para luego insertar una joya. Se puede usar una aguja americana o un catéter. Tiene que ser de un diámetro adaptado a cada tipo de perforación.

Paso 6. Colocar la joya

Cuando está recién hecho, la primera joya se coloca insertada en la aguja con la que se hace la perforación. Suele estar hecho de un material hipoalergénico como el titanio, el acero quirúrgico o el oro. Una vez completada la cicatrización se puede cambiar de pendiente. Fíjate que el material no te dé alergia y que no contenga níquel.

Cuanto duele un piercing

Cuanto duele un piercing siempre es algo relativo a cada uno. Dos personas tienen diferentes niveles de sensibilidad y percepción del dolor.

Un piercing no deja de ser una perforación por lo que es normal sentir alguna molestia y puede doler.

Quienes se hacen un piercing por primera vez suele describir la sensación como “un pellizco”, “un pinchazo” o “presión”. Es habitual que quién se ha perforado comente que la experiencia ha sido mejor de lo que se esperaba.

Niveles de dolor y sensaciones

  • Bajo: lóbulo de la oreja, ceja, lengua, ombligo.
  • Entre bajo y medio: septum, bridge, labret, la mayoría de las perforaciones superficiales y genitales.
  • Medio: cartílago de la oreja, nostril, medusa, punta y laterales de la lengua.
  • Medio a intenso: pezón.
  • Intenso: algunas perforaciones genitales.

Anestesias locales

En la mayoría de los casos no se usa un anestésico porque el dolor es soportable o porque no va a tener efecto como en el caso de perforar un cartílago de la oreja.

Si la perforación se hace en una zona con mayor sensibilidad, se puede reducir usando un anestésico local.

Algunos profesionales usan lidocaína como anestésico local. Para aplicarlo se inyecta la solución con una jeringuilla sobre la zona a perforar. Piensa que el pinchazo de la jeringuilla es similar a la perforación del piercing. Por otro lado, esto no lo puede hacer cualquier profesional, tiene que contar con la titulación que se lo permita.

Para las perforaciones hechas sobre la piel hay centros dónde te aplican cloretilo en aerosol que enfría la zona. Lo que consigue es una insensibilidad de los nervios periféricos durante unos 60 segundos. Este método deja la piel más tensa y dura. Esto es contraproducente porque al perforar se rompe mas tejido y hace la cicatrización mas lenta.

Si durante los primeros días tienes molestias puedes tomar un analgésico genérico.

Qué cuidados ayudan a cicatrizar el piercing

Ahora toca dejar que la perforación se cure y evitar que se infecte. Se recomienda no cambiar de joya mientras no termine de curarse por lo que hay que estar pendiente de la evolución de la cicatrización.

Fases de curación del piercing

Por línea general el tiempo de cicatrización va desde las 4 semanas en las zonas que más rápido se curan como es el lóbulo de la oreja o la lengua. Puede llegar al año en el ombligo o el cartílago de la oreja porque cuentan con poco riego sanguíneo.

Al principio la zona agujereada estará inflamada y mientras la herida esté abierta puede sangrar, esto no dura mucho tiempo.

Lo siguiente es que empiece a curar la perforación y en esta fase hay que tener mucho cuidado y asegurarse de que se airea la zona y que la joya se lava con cuidado. Como esta parte es la que lleva más tiempo es recomendable no tener baños prolongados y no exponerse al sol.

Por último se empieza a ver como se recubre la perforación y se cicatriza. Durante esta fase es normal que nuestro cuerpo segregue una sustancia blanca y pegajosa que hidrata el agujero. En el caso de que tenga un color amarillento o verdoso puede ser pus por lo que es mejor que nos lo revise un profesional.

Rutinas de limpieza

Lo que te aconsejo es que mantengas limpia la zona usando agua tibia con jabón neutro y de vez en cuando algún tipo de antiséptico. No te olvides de dejar la zona seca usando una gasa nueva cada vez. No uses una toalla porque puede transmitir hongos o bacterias. Tampoco uses papel porque puede dejarnos restos dentro de la perforación.

No limpies la zona constantemente porque puedes resecar la piel y se irritará con facilidad, con dos o tres veces al días, dependiendo del caso, es suficiente.

Malas costumbres

Otra cosa importante es que no debes hacer presión en la zona. Cuando duermas no te apoyes sobre ese lado, ni toques la perforación mientras no esté curada y no hagas caso de los que dicen que hay que mover la joya constantemente mientras no cicatriza. Mover la joya solo retrasa la cicatrización porque reabre las heridas que produce la perforación.

Cuánto cuesta hacerse un piercing

El precio de hacerse un piercing depende de si te lo haces tú mismo en casa o vas a un estudio. Yo recomiendo un profesional porque conoce los riesgos, trabaja con material adecuado y debidamente esterilizado para evitar infecciones. Los precios de un perforador con experiencia van desde los 15 euros por un piercing clásico hasta los 60€ en los genitales.

El precio de la joya no es nada caro, es asequible para cualquier bolsillo. Por poner un ejemplo, si queremos uno para la nariz hecho de titanio se vende desde los 15 euros.